//
you're reading...
1998-2005

La lucha de los compañeros de NEBA en el movimiento de Fábricas Recuperadas, Catamarca, julio de 2005

Figari, Carlos, Elsa Ponce, Antonio Torrente y Argelia Corro. “La lucha de los compañeros de NEBA en el movimiento de Fábricas Recuperadas”, El Ancasti, 08/08/2005.

Las protestas populares iniciadas el 19 de diciembre que produjeron la salida anticipada del presidente Fernando de la Rua, pusieron de manifiesto la necesidad de un  cambio en el modelo económico-social imperante hasta entonces. El sistema político entró en una crisis profunda y en quince días cinco presidentes se sucedieron en el  país. Al mismo tiempo la Argentina declaró su default financiero (no pago de la deuda externa) y abandonó la dura política cambiaria vigente desde hacía una década, devaluando el peso. A las protestas generadas: cacerolazos, piquetes, asambleas barriales, saqueos de comercios y supermercados, y manifestaciones masivas, el gobierno respondió con la declaración del estado de sitio y una brutal represión que dejó un saldo de 30 personas muertas y la detención de otras  4.500.

En este contexto, la consigna del “Argentinazo”: “que se vayan todos”, no significaba simplemente un recambio de los políticos sino una modificación sustancial del hacer política y sobre todo de nuevas posibilidades de participación  y decisión de la ciudadanía en los asuntos públicos.

De forma concomitante, el “modelo económico” que aquí llegaba a su estado terminal, no era nuevo. El neoliberalismo había desembarcado en el país con gran soltura y comodidad en la dictadura militar de 1976-83 y la aplicación del conjunto de estas medidas en la Argentina, se profundizó en la segunda mitad de la década del ‘90, bajo la administración Menem.

La política neoliberal se caracterizó por la caída drástica de los salarios reales, el endeudamiento (externo e interno) del estado y la apertura del mercado interno para la mayoría de las importaciones. Todo esto fue minando progresivamente la pequeña y mediana industria, aumentando en forma dramática el desempleo, subempleo y la pobreza.  

Estas políticas, no obstante, se implementaron en el marco de numerosas protestas sociales, por parte de miles de argentinos que perdían posiciones conquistadas durante años y que veían restringidos, o simplemente, anulados sus derechos básicos más elementales. Así durante la década del ‘90 se multiplicaron los conflictos sociales y una forma de protesta paradigmática fue el “piquete” y el “corte de rutas” protagonizados por los sectores más relegados de la población..

 

 

A partir de la “pueblada” de Cutral-Có, en 1996, se sucedieron numerosas manifestaciones similares en todo el país. En el año 1997 hubo 104 cortes de ruta en todo el país y esta práctica fue incrementándose durante los años siguientes. En 1998, fue cortada una ruta por semana, en 1999 una cada día y medio y en 2000 hubo al menos un corte diario. En el año 2001, el promedio fue de entre cuatro y cinco cortes por día (La Nación 19/12/01).

A esto se sumó el fenómeno asambleario. Nacidas al calor del “Argentinazo”, las “Asambleas Populares” se fueron consolidando en la medida que trabajaban en la organización de los desocupados, apoyando a los piqueteros y a los trabajadores en lucha, solidarizándose con la problemática del hambre y movilizándose frente a los aumentos de tarifas de las empresas de servicios.

Gran parte de las protestas fueron encuadradas por el poder público como formas ilegales de protesta. Una herramienta fundamental en la represión a los reclamos populares fue la implementación en todo el país de renovados códigos contravencionales (o de convivencia urbana), verdaderos mecanismos de control y judicialización de la policía. No reconociéndose así el legítimo derecho a al libertad de expresión por parte de los ciudadanos, el Estado, mediante una serie de subterfugios, ha sometido de forma sistemática a proceso a los participantes, como también fue responsable por varias muertes y el uso abusivo de la violencia en numerosas manifestaciones populares y cortes de ruta (recordemos la feroz represión desatada contra las piqueteras no hace mucho en Valle Viejo)

Dentro del campo de las luchas populares las “fábricas autogestionadas o recuperadas” surgen, a fines de los ’90, a partir de varias PYMES, al borde de la quiebra (o cierres concretos), que fueron tomadas por sus trabajadores, los cuales las reactivaron y, en algunos casos, hasta las hicieron crecer. Este proceso cobró vigor y una mayor visibilidad especialmente después de diciembre de 2001.

La toma efectiva de la fábrica por los obreros se da ante la urgencia de una solución para el desempleo inminente ocasionado por el progresivo “vaciamiento” de las fábricas, por parte de la patronal, endeudamiento permanente, atraso de pagos y convocatoria a quiebra.

Hoy, las empresas recuperadas suman cientos por todo el país y se presentan ante la sociedad como una alternativa de modelo autogestivo, de originales modalidades organizativas y decisorias de empresas cooperativas o bajo control obrero. Una cantidad sustancial de ellas, se han aglutinado en una federación denominada MNER: Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (puede consultarse el site: http://www.mnerweb.com.ar)

Tan  reconocida está hoy la toma de empresas y el control obrero de las mismas, que los gobiernos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires, no solo han habilitando ciertas leyes para su protección (lo que no significa la resolución del problema) sino que también han destinado líneas específicas de crédito para su reactivación en manos de los obreros.

Por este motivo, compañeros de NEBA, en Catamarca, los instamos a seguir luchando por la conservación de sus puestos de trabajo y sobretodo por la implantación de la “gestión obrera”, en su fábrica. Valerosas acciones como estas, son las que ponen límites al capitalismo salvaje, que devuelven la función social de la propiedad (reconocida constitucionalmente) y, por cierto, abren caminos a una nueva relación capital-trabajo más justa y democrática. Ustedes, con los piqueteros y las asambleas populares, son los hijos y herederos de las masivas movilizaciones y de los muertos de diciembre del 2001. Ojalá que su lucha traiga entonces, renovados aires políticos a esta mancillada tierra andina.

Foro Antidiscriminación y Antirepresión

 Carlos Figari, Elsa Ponce, Antonio Torrente, Argelia Corro

 

About carlosfigari

PhD in Sociology (IUPERJ/Rio de Janeiro) University of Buenos Aires, Faculty of Social Sciences, Study Group on Sexualities, Gino Germani Research Institute National Scientific and Technical Research Council (CONICET)

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

IASSCS

Blog Stats

  • 40,277 hits

Networks

El Teje Magazine

the first Latin American transvestite newspaper

Soy Magazine, Página 12

Boquitas pintadas

Boquitas Pintadas /blogs.lanacion.com

Fragmented library

Queer studies, feminism and gender dissidents

Body and Politic

Nadia Echazú Worker cooperative

Worker cooperative school for transvestites and transsexuals

Worker cooperative school for transvestites and transsexuals

Mocha Celis Popular Transgender high school

Mocha Celis, the first transgender high school in the world

Marlene Wayar

MW: First Contributions to a Trans Latin American Theory

GID Reform Advocates

Because our identities are not disordered

(STP) international campaign

Stop Trans Pathologization

lunaticxs

Slow Science

%d bloggers like this: