//
you're reading...
2007

Carlos Figari, Elsa Ponce y Antonio Torrente. “El asesinato de Claudio Soto: otro nuevo crimen de odio”, en La Unión y El Ancasti, Catamarca, noviembre de 2007.

Figari, Carlos, Elsa Ponce y Antonio Torrente. “El asesinato de Claudio Soto: otro nuevo crimen de odio”, en La Unión y El Ancasti, Catamarca, 20/11/2007.

 

La policía habla de asesinato pasional, la familia y su entorno laboral habla de  inseguridad, nosotros – y es la quinta carta en que lo denunciamos-, hablamos de “crimen de odio” (la última vez que publicamos sobre este tema fue con el asesinato del odontólogo “Castillito”)

Y reiteramos, un crimen de odio es aquel que se comete contra la integridad física o psíquica de una persona en razón de su género, raza/etnia, orientación sexual, religión o estilo de vida.

En este sentido, en nuestra provincia se destacan los crímenes “sistemáticos” contra homosexuales y contra mujeres. Por eso también hemos denunciado no sólo la homofobia reinante sino también el “feminicido”.

Un vez más repasemos esta larga lista negra: el asesinato de Víctor Escalante cuyo cuerpo fue encontrado sobre su cama, maniatado con alambres; le habían aplastado el cráneo con una plancha para cocinar bifes y, de manera macabra, dejaron una rosa sobre su pecho muerto. En ese mismo año sucedía además, el crimen de Miguel Ángel Rivero, travesti que fue encontrada apuñalada en el camping de La Carrera.

A ellxs se sumaron luego: Rosa, una anónima mujer, asesinada por su marido a patadas en el estómago y en la cabeza, a plena luz del día, y en pleno espacio público.

Benjamín Ramírez Hidalgo, de nacionalidad peruana a quien mataron a balazos, en su casa del sector norte de la ciudad.

El nombrado caso de la Ripiera , donde un joven gay  fue sometido torturado y asesinado clavándole un destornillador en la cabeza.

La travesti belicha Cassandra (Eugenio), también asesinada con cuatro puñaladas en el corazón, después de haber sido violada y su cuerpo encontrado tirado a la vera de un camino en Pozo El Mistol.

Mónica Beatriz Coronel, golpeada muerta y desfigurada rociándole sustancias cáusticas en diversas partes del cuerpo, atando sus “pedazos” con alambre y colocándolos una bolsa de de basura de consorcio…

Romina, tenía 13 años y dos entradas en la Policía: una por prostitución y la otra por aspirar pegamento en la calle. La hallaron violada y muerta en un zanjón.

Raquel, que como corolario de tanto golpe “doméstico”, fue atada a una silla, rociada con kerosén y quemada. En un acto de inmolación para no perjudicar a su prole, mintió que había sido un intento de suicidio.

El conocidísimo “Castillito”, encontrado sin vida en su cama, con el cráneo virtualmente destrozado y otras lesiones en el cuerpo que indicaban que había sido asesinado a golpes.

La adolescente Rocío Ubilla, que como María Soledad Morales, fue asesinada y su cuerpo seccionado y tirado a las alimañas.

Hoy muerto a puñaladas, en el anonimato del parque Adán Quiroga: Claudio Soto. Fuera de discusión si hubo más o menos cortes, la saña existió.

Ante este nuevo hecho queremos destacar que tener en cuenta que el común denominador de estos crímenes es el “odio”, no  es poco. Nuevas hipótesis terminan abriéndose en la investigación si se considera esta continuidad, la saña y regularidad. No son casos aislados.

Por otro lado, si la nuestra fuera una sociedad pluralista no habría necesidad de “esconderse” ni buscar la oscuridad o los lugares anónimos para vivir cada uno su vida, lo que obviamente le costó la vida a Claudio Soto.

Es hora de que en Catamarca se comience a hablar abiertamente de las opciones de vida de cada cual, incluidas ineludiblemente como contenido temático en una educación sexual sana en la escuela y en la familia. Esto se torna una responsabilidad ineludible en la provincia y una garantía para formar jóvenes respetuosos de las diferencias y no los fanáticos fundamentalistas que en nombre de la moral y la religión fomentan el sometimiento de las mujeres, el racismo, y la homofobia. Todas formas de violencia que comparten una misma raíz: la incultura y la poca o nula educación para convivir con el otro diferente. De ello y de estos crímenes, mientras no hagamos nada, seguimos siendo todos culpables.

Foro Antidiscriminación y Antirepresión

 

                                                            Claudio Soto en escena

 

About carlosfigari

PhD in Sociology (IUPERJ/Rio de Janeiro) University of Buenos Aires, Faculty of Social Sciences, Study Group on Sexualities, Gino Germani Research Institute National Scientific and Technical Research Council (CONICET)

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

IASSCS

Blog Stats

  • 40,277 hits

Networks

El Teje Magazine

the first Latin American transvestite newspaper

Soy Magazine, Página 12

Boquitas pintadas

Boquitas Pintadas /blogs.lanacion.com

Fragmented library

Queer studies, feminism and gender dissidents

Body and Politic

Nadia Echazú Worker cooperative

Worker cooperative school for transvestites and transsexuals

Worker cooperative school for transvestites and transsexuals

Mocha Celis Popular Transgender high school

Mocha Celis, the first transgender high school in the world

Marlene Wayar

MW: First Contributions to a Trans Latin American Theory

GID Reform Advocates

Because our identities are not disordered

(STP) international campaign

Stop Trans Pathologization

lunaticxs

Slow Science

%d bloggers like this: